La política occidental se queda sin proyecto y apela a los sentimientos más básicos de los electores con discursos cada vez más polarizantes y simplistas que no solucionan nada