El actor, uno de los grandes activos demócratas en la recogida de fondos de campaña, le advierte que «no puede ganar la batalla contra el tiempo» mientras el presidente se entrega a la estrategia de dejar pasar los días