Desde el sábado, el ejército ha atacado tres escuelas convertidas en centros de acogida, aunque asegura que los objetivos eran «terroristas» que se escondían en sus instalaciones