La cantante está acusada de influir en un empresario franco-libanés que se retractó tras declarar que su marido recibió dinero del régimen libio para su campaña presidencial de 2007