El Elíseo no contempla su independencia sino un reconocimiento como «comunidad cultural» en la Constitución, que deberá ser reformada