La comisión de Justicia considera que la Comisión Europea ha cedido al chantaje del Gobierno de Viktor Orbán y que las vulneraciones del Estado de Derecho persisten