La pericia de los pilotos, una tripulación entrenada, la suerte y una azafata que contuvo el pánico de los viajeros dándoles las «gracias por su cooperación» en medio del incendio ayudaron a salvar la vida de los 379 pasajeros del Airbus de Japan Airlines siniestrado en Haneda