Desde Estados Unidos a India, pasando por enemigos como Ucrania y Rusia, países clave como Taiwán o dictaduras como las del Sahel, nunca antes se habían citado en las urnas tantos países