El asesinato en Beirut de Saleh al-Arouri, número dos de Hamás, multiplica los mensajes de Occidente para prevenir un conflicto regional mientras Israel se declara «preparado para cualquier escenario» y confirma su disposición a eliminar a toda la cúpula yihadista