Los Veintisiete respaldan la pieza clave del expediente después de que Alemania abandonara sus recelos y confían pulir «matices» pronto