El enclave separatista será integrado de forma definitiva en el territorio de Azerbaiyán mientras se produce un éxodo total de la población de origen armenio