Tras el incidente del periodista Muntazer al Zaidi con George W. Bush en 2008, se sucedieron los incidentes en los que el calzado se convirtió en proyectil