El piloto neozelandés es rehén de un grupo que busca desde hace décadas liberar a Papúa occidental de una polémica soberanía indonesia