El presidente francés dice que en las elecciones del domingo «no ganó nadie» y aboga por una «mayoría sólida y plural» para el nuevo Gobierno