La organización cree que su próximo líder, Mark Rutte, tendrá mano para negociar con Trump si gana las elecciones