Los ataques se detendrán en la zona que va desde Kerem Shalom, un paso fronterizo en el sur de Israel