El éxito de la convocatoria de los cinco grandes sindicatos supone el primer triunfo del Frente Popular de izquierdas de cara a las próximas elecciones