El tribunal considera probado que solo ellos, como integrantes del ‘comando Donosti’, pudieron ser los autores de la colocación de la moto-bomba que acabó con la vida del edil de Rentería en 1998