A los condenados se les atribuye una conspiración «para cometer un acto de subversión» en virtud de la ley de seguridad nacional impuesta por China