Los ultraderechistas amenazan con seguir bloqueando la entrada de suministros a la Franja hasta que los rehenes israelíes sean liberados por Hamás