Francisco concluye la cumbre que ha reunido a treinta galardonados con el Premio Nobel en Roma con un rechazo a la guerra, que califica de «derrota» y «engaño»