Israel azuza a los civiles con bombardeos «precisos» para forzar su desalojo de Rafah y el norte de Gaza mientras la UE y las agencias humanitarias afirman que son dirigidos hacia zonas inseguras e inhospitas