La orden para «comprobar la preparación de este armamento sobre el terreno» ha sido dada por el propio Vladímir Putin