La Cámara de Diputados Argentina da luz verde a la controvertida norma que, según sus detractores, traerá más «precarización» y supondrá una merma de derechos de los trabajadores