La aguja del inmueble, del siglo XVII, se ha derrumbado por el fuego y los ciudadanos se afanan en salvar sus obras de arte