Solo uno de cada tres encuestados cree que el expresidente de EE UU cometió un delito al pagar 130.000 dólares a Stormy Daniels para comprar su silencio