Pendiente de renovar con el Barça y de vuelta tras cinco meses huérfanos con La Roja, la futbolista se reivindica como líder de las de Montse Tomé tras la lesión de Aitana Bonmatí. «Necesitaba sentir la adrenalina que me da competir»