El murciano, que ya ha conquistado el cemento de Nueva York y la hierba de Londres, comienza la gira de arcilla con el objetivo de Roland Garros