El seísmo de 7,2 grados ha obligado a activar la alerta por tsunami, ya levantada, y ha dejado a 77 ciudadanos atrapados en túneles y bajo los edificios derrumbados