ERC y Junts apuestan por perfiles ajenos a los partidos