Las quejas de Guardiola respecto al mayor descanso que tendrá el Real Madrid antes del duelo de ida con el City avivan un debate sin solución a la vista