El jefe de la diplomacia europea asegura que la ofensiva aérea en la que han muerto siete empleados de la ONG del chef José Andrés muestra la necesidad de un alto el fuego inmediato en la Franja