El presidente califica como un «punto de inflexión» su derrota en las elecciones municipales, donde la oposición se ha alzado con el 37,76% de los votos frente al 35,48% cosechado por los islamistas