Las primeras pesquisas apuntan a que el ‘hackeo’ se habría producido desde una dirección IP ubicada en Moldavia