Sánchez puede ser el segundo presidente del Gobierno en renunciar al cargo voluntariamente, igual que hizo Suárez, y el tercero en someterse a una cuestión de confianza, como ocurrió con el líder centrista y con Felipe González