Los populares despliegan una ofensiva por «tierra, mar y aire» para cercar a Sánchez y desestabilizar su mandato sin perder de vista la amnistía