La selección anfitriona, que llegó a estar prácticamente eliminada, logra una merecida remontada ante Nigeria (1-2) para llevarse la final de la Copa África