El fabricante británico apuesta por una presentación mucho menos ostentosa que en años anteriores y prometen un monoplaza mucho más eficiente y versátil