La Fiscalía y la Policía se ven impotentes para frenar una ola de violencia que asola la ciudad francesa y que se ha cobrado ya 47 vidas