Washington anuncia una coalición militar de diez países, entre ellos España, que ha precisado que no intervendrá «unilateralmente» y sólo lo hará por mandato de la OTAN o la UE