El presidente ucraniano admite que buscaba resultados «más rapidos» y lamenta la falta de armas, pero insiste en que «no debemos rendirnos»