Las Asociaciones de Derechos Humanos proponen que dé un plazo de seis meses a China para demostrar su colaboración