Israel cree que la mayoría de los 200 cautivos están «vivos» y que los terroristas se llevaron cadáveres para usarlos como moneda de cambio