El país se encuentra desde el 13 de octubre en máxima alerta terrorista tras los atentados de Arras y de Bruselas