El futbolista brasileño se lesionó ante Uruguay y estará de baja entre seis y ocho meses, por lo que peligra su participación en la Copa América