El presidente del Barça, tras ser imputado, acusa a los centros de poder de «orquestar una campaña para desestabilizar» al club