El respaldo firme de Estados Unidos permite a Netanyahu iniciar ya la nueva ofensiva militar contra la Franja