Reporteros sin Fronteras afirman que los primeros indicios apuntan a una acción «deliberada» que podría considerarse un crimen de guerra