Las causas de la crisis no manan de la religión, sino de la colonización de Palestina llevada a cabo por el movimiento sionista, apoyado por Gran Bretaña y Estados Unidos, que culminó en mayo de 1948 con la creación del Estado de Israel.