El Gobierno impone un «cerco total» a Gaza, redobla los ataques aéreos y deja a la población sin agua, comida ni energía